Evangelio del domingo

Los evangelios del domingo m√°s pr√≥ximos, son el 08 de octubre de 2023, el 15 de octubre de 2023 y el 22 de octubre de 2023. Usa nuestro buscador para localizar el evangelio que quieras seg√ļn el d√≠a, ya sea domingo u otro d√≠a, ya que est√°n todos disponibles.

En la lectura del evangelio de hoy domingo el Se√Īor dej√≥ un mensaje muy contundente, no solo para sus disc√≠pulos en aquel momento, sino para todos hoy d√≠a. Cristo supo cu√°ndo era el mejor momento para suministrarnos la verdad, y en qu√© momento necesitar√≠amos esas palabras, ya que todo no pod√≠a ser dicho de una sola vez.

√Čl mismo nos advirti√≥ que quedaban muchas cosas por decirnos, pero que no podr√≠amos cargar con ellas, sin embargo, no nos dej√≥ desamparados, porque nos dej√≥ la certeza de que el Esp√≠ritu Santo nos guiar√≠a hasta la Verdad plena.

Esto es algo que podemos sentir con la lectura del evangelio de hoy domingo, la cual glorifica a nuestro Se√Īor y nos acerca un paso m√°s a todo lo que √Čl quer√≠a que nosotros supi√©semos.

evangelio de hoy domingo
Evangelio de Hoy

Nuestro Se√Īor es piadoso y bondadoso, jam√°s nos har√≠a da√Īo. Con la lectura del evangelio dominical podemos apreciar su nobleza para con nosotros. Todas las promesas que Cristo nos has hecho, todas encontrar√°n su cumplimiento porque el Se√Īor es bueno y bondadoso con cada una de sus criaturas.

No importa cuán grandes hayan sido nuestras fallas. Todos los días podemos levantarnos de la cama y tener la certeza de que es una nueva oportunidad para comenzar, transformar nuestras vidas y vivir conforme a lo que Cristo espera de nosotros.

Cuando nos sentimos perdidos, solo debemos elevar nuestras oraciones al cielo, porque Dios tiene un puente comunicativo que siempre est√° abierto y √Čl escucha cuando le hablamos. Las respuestas que queremos escuchar, todas vendr√°n desde arriba, de parte de nuestro Dios, es una p√©rdida buscar respuestas o alivio en otras partes. En este mundo solo encontraremos aflicci√≥n.

La buena noticia, nos la da Cristo, y es que √Čl ha vencido al mundo. Por medio √Čl podemos encontrar la fuerza que necesitamos para seguir adelante y nos desfallecer.

En otras ocasiones queremos respuestas r√°pidas, no entendemos lo que ocurre y anhelamos conocer la verdad de inmediato, pero debemos tener calma, esperar en Dios, porque las cosas han de acontecer en el momento que √Čl estima preciso. No podemos cargar con todo a la vez, Dios sabr√° c√≥mo decirnos aquello que necesitamos saber o ver.

Ense√Īanzas del Evangelio del Domingo

Cuando sintamos desesperaci√≥n, nuestra mejor decisi√≥n ser√° orar, pedir por calma y esperar en Dios, quien conoce el momento oportuno para hacernos entender las circunstancias. Debemos estar prestos a escuchar su mensaje, pues, a trav√©s de su creaci√≥n y de muchos actos, √Čl nos habla, √Čl se comunica con nosotros, pero depende de nosotros estar prestos a escuchar su palabra y confiar en lo que nuestro Se√Īor tiene deparado para nosotros.

Jes√ļs prometi√≥ acompa√Īarnos en todo momento, hasta el fin del mundo, y en ello debemos depositar nuestra confianza. Si queremos sentir paz debemos dejar que el Esp√≠ritu Santo nos gu√≠e y nos conduzca hacia la verdad, sin tratar nosotros de encontrar verdades, o falsas respuestas que nos calmen porque esto solo aumentar√° nuestra ansiedad. La verdadera paz solo nos las puede suministrar nuestro se√Īor en el tiempo que √Čl considere que nuestro coraz√≥n est√© listo.

evangelio de hoy domingo

Jes√ļs jam√°s nos abandonar√°. De eso podemos estar seguros, no importa cu√°n solos podamos sentirnos, √Čl est√° a nuestro lado, y una prueba de ello es la palabra que nos ha dejado, lo cual incluye este evangelio de hoy domingo que refresca nuestra alma y nos conforta.

Cristo desde siempre nos ha cuidado y se ha preocupado por cada uno de nosotros. √Čl lo hizo con sus disc√≠pulos, por ejemplo. Antes de ser crucificado, Jes√ļs sab√≠a que ten√≠a poco tiempo, pero aun as√≠ tom√≥ como un momento para dejarles palabras que alejaran sus miedos. Les dijo que ser√≠an conducidos a la Verdad completa en el mejor momento.

Tampoco debían temer de cómo sucedería esto, porque el mismísimo Espíritu Santo los guiaría. Así mismo nos ocurrirá a nosotros. No debemos temer, en los momentos oscuros, de dudas, temores, siempre podremos contar con que el Espíritu Santo nos conducirá y nos llevará hasta donde Cristo lo ha destinado.

No hay motivos para sentir desasosiego. El evangelio dominical tambi√©n es parte de la verdad que Cristo quiere darnos a conocer. Por medio de sus obras tenemos el convencimiento de su poder. Es normal sentirnos d√©biles en alg√ļn momento, pero por medio de las palabras divinas, que son tesoros para nuestra alma, podemos obtener fuerzas.

El amor de Cristo tampoco nos fallar√° nunca, y el que solo √Čl haya cargado con la Cruz, nos da una muestra de todo lo que le importamos. Nadie m√°s en este mundo podr√≠a ejecutar una tarea tan dolorosa como esta, pero Cristo acept√≥ esta dif√≠cil misi√≥n para poder salvarnos.

Por este hecho, sabemos tambi√©n que nadie puede cuidarnos mejor de lo que Dios puede hacerlo. Cristo es el √ļnico sendero que nos conduce a la tranquilidad, a la felicidad, y no a las falsas y provisionales alegr√≠as de este mundo, que al final solo son una ilusi√≥n.

La palabra de Cristo puede transformarnos de tal forma que es capaz de hacer que un malhechor abandone su camino y comience a predicar, o que un padre o una madre comience a cuidar de sus hijos y se arrepienta de su mal proceder, porque las palabras que Dios nos ha dejado por medio de su hijo son para todos, para darnos Salvación a todos.

Ning√ļn pecado, falla o equivocaci√≥n puede ser tan grande a los ojos de Dios como para privarnos de ser salvos. Somos nosotros quienes nos juzgamos tan fuerte que no tenemos compasi√≥n de nosotros mismos. Por suerte, Dios nos ama tanto que sabe tratarnos con cari√Īo y sabe darnos amor y alivio a nuestro √°nimo deca√≠do.

 Es un alivio saber que podemos desprendernos del pasado y encontrar la quietud en el amor de Jes√ļs. Permanecer cerca de su amor por medio de la oraci√≥n y abrirnos al futuro, con la certeza de que todo estar√° bien porque Cristo nos protege. Las ansiedades, los temores, el desasosiego, la inquietud, todo debe quedar a un lado porque nuestro Se√Īor, quien se preocupa de nosotros, nos suministrar√° con bondad y ternura todo lo que necesitamos saber, en el instante preciso.

evangelio de hoy domingo

Sabemos que nada fallar√° si estamos siendo conducidos hacia la verdad bajo la direcci√≥n del Esp√≠ritu Santo. ¬ŅQu√© podr√≠a salir mal? Somos nosotros quienes con nuestra capacidad limitada nos acercamos al error. Pero en la verdad del mensaje de Cristo encontraremos todo lo necesario para sentir esperanza en el futuro.

Bajo la seguridad de la promesa de Cristo estaremos a salvo, y por medio de la oraci√≥n podremos introducirnos en todos los misterios, logrando que estos calen profundo en nuestro coraz√≥n y en nuestra comprensi√≥n. El evangelio de hoy domingo aleja la angustia de nuestra vida, y nos prepara para esperar aprendiendo a cultivar la paciencia, entendiendo que todas las cosas bajo los cielos deben ocurrir siguiendo la voluntad de nuestro Se√Īor y jam√°s la nuestra.

Reflexión del Evangelio del Domingo

El evangelio de hoy domingo nos invita a la serenidad y a permanecer en el camino del Dios, con la confianza puesta en su promesa y en toda la verdad que nos irá develando poco a poco. Fe también es confianza en lo que se espera, en Dios, emunah. Una muestra de nuestra fe será la paciencia que demostremos tener.

Dios intervendr√° en nuestra vida, en el modo y tiempo que sea mejor. Pues, en otros casos tambi√©n sentimos que algunas pruebas son ‚Äúmucho para nosotros‚ÄĚ, o que no podremos, pero con cada situaci√≥n nos viene un aprendizaje y parte de la verdad prometida por Cristo, as√≠ que solo debemos tener seguridad y paciencia, dejando que Dios obre con nuestra vida conforme a sus designios.

Debemos estar prestos a las palabras que el Esp√≠ritu Santo nos hace llegar, porque estas solo provienen de Cristo, y lo que √Čl decida comunicarnos. Todo depender√° de nuestra receptividad. Donde las palabras sobren, el silencio y la confianza son bienvenidos, y esto es lo que nos hace recordar el evangelio de hoy domingo.

¬°Punt√ļame!

Puntuación media 4.7 / 5. Votos totales: 581

¬°No hay votos!.