Evangelio de San Marcos

El evangelio de San Marcos fue escrito por un discípulo del apóstol Pedro, en un lenguaje caracterizado por la espontaneidad necesaria para dirigirse a creyentes que profesaban costumbres paganas.

En este evangelio lo que se resalta son las acciones llevadas a cabo por Jesús, más que hacer énfasis en el discurso. Así, pues, no es la capacidad discursiva lo más notable en este evangelio de San Marcos, sino el sentimiento que imprime en cada una de las escenas que retratan el ministerio de nuestro señor Jesús.

Se estima que este evangelio es el más antiguo de todos, y que fue redactado en el año 70 de nuestra era, aproximadamente. Al quedar el discurso relegado, no es de extrañar tampoco que este sea el evangelio más corto.

El estilo de escritura que guarda San Marcos al momento de componer este libro es coloquial, pero con vivacidad. Marcos también se encarga de que aquel público pagano entienda un poco sobre las costumbres del pueblo judío y por ello se las explica, aunque con un lenguaje que no es rico en adornos.

Evangelio de San Marcos

Evangelio de Hoy

Con toda la sencillez posible, el evangelio de San Marcos nos muestra detalles de las acciones ejecutadas por Jesús. Cada vez que narra algún evento significativo, se preocupa por mostrar lo específico en ello, y que los lectores identifiquen al Mesías gracias a esas acciones relatadas.

Cristo también se muestra más cercano a nosotros, a pesar de ser el Mesías, y esto se debe a que Marcos mostró cuáles eran las reacciones que Jesús tuvo mientras estuvo en la tierra, y que son propias de nosotros los hombres terrestres. Poco a poco, a medida que vemos a Jesús encarnado, vamos encontrando al Mesías. La idea de Marcos es develar el secreto mesiánico, o que el lector lo haga, mientras más se aproxima al episodio de la muerte y la resurrección de Jesús.

La gente de aquel entonces esperaba ver a un Mesías lleno de gloria y lujo, pero en lugar de ello, San Marcos nos muestra a un hombre crucificado que debe recorrer un gran camino lleno de agonía y dolor, y por el que todos sus creyentes están llamados a seguirle si desean la Salvación.

En el evangelio de San Mateo este presenta a Jesús más en la faceta de Mesías resplandeciente, pero San Marcos nos muestra a un Mesías que vino a enseñar sobre la importancia de servir, siendo Él mismo el máximo ejemplo de servidumbre. Esto es algo que San Marcos enfatiza en las páginas donde nos cuenta la vida de nuestro Señor, desde que fue bautizado por Juan el Bautista, hasta el momento en el cual resucitó.

Evangelio de San Marcos

El evangelio de San Marcos también se diferencia de los otros evangelios porque centra sus relatos desde ese momento del bautismo de Jesús, y no menciona ningún otro detalle o aspecto de la vida del Mesías anterior a ello. El énfasis de este texto es en la obra de la predicación. Si San Marcos parte de un evento en la vida de Jesús como lo fue el bautismo es porque este es importante para todos los creyentes, e incluso para nosotros hoy día. Jesús vino a enseñarnos con su ejemplo, para que también nosotros le imitásemos, y si él, que era el Hijo de Dios, se bautizó, con mucha más razón nosotros también debemos hacerlo.

A veces algunos creyentes temen dar este paso, o piensan que pueden hacerse llamar cristianos sin tomar el bautismo, pero la verdad es que este acto posee un simbolismo destacable en la vida de todos los que amamos a Cristo y deseamos la Salvación, por lo cual debemos asumirlo con compromiso, dado que el mismo implica un cambio en nuestra vida y una entrega absoluta hacia la fe en el Mesías, aquel hombre que dio su vida para redimirnos del pecado.

En el sencillo evangelio de San Marcos también se destacan otras acciones importantes ejecutadas por Cristo, entre ellas algunas curaciones, tales como las que hizo a la suegra de Pedro, a un leproso, un paralítico, un sordomudo, e incluso a dos hombres ciegos.

Este evangelio contiene una frescura inigualable, y aunque se caracteriza por la naturalidad que imprimió San Marcos en sus líneas, no debemos desestimar su fuerza, ya que este texto pudo haber sido una fuente para la posterior escritura de otros evangelios, tal como sostienen algunos teólogos.

Es probable que San Marcos haya escrito este evangelio estando bajo la supervisión de Pedro, pero lo que sí es notable es que ciertamente es un “evangelio de acción”, tal como muchos lo catalogan. En efecto, Marcos narra un suceso tras otros, y en muchas ocasiones usa como conectivo la palabra “inmediatamente”, para jamás desprender al lector de la secuencia de acciones en la vida de Jesús.

Evangelio de San Marcos

Ahora bien, ¿por qué es importante para nosotros hoy día un texto como este que es sencillo? La respuesta es que este evangelio nos muestra que Jesús es el Mesías del cual se profetizaba en el Antiguo Testamento, así como también destaca la vida perfecta de Jesús, y libre de cualquier pecado, probando con ello que Él era verdaderamente el Hijo de Dios.

Este evangelio también nos muestra que, quizá la acción más importante en la vida de Jesús, fue la de ser capaz de vencer la muerte. Si Cristo hizo eso, todos nosotros podemos tener la certeza hoy día de que ciertamente nuestro Señor tiene el poder para darnos Salvación y Vida Eterna.  

San Marcos también nos dejó un regalo en su evangelio cuando nos dejó en claro que Cristo es quien tiene la autoridad para perdonar a quienes han pecado, y liberarnos de ese yugo. En la actualidad, nosotros podemos tener por cierto que Cristo también nos perdona y está dispuesto a recibirnos en cualquier momento que decidamos acercarnos a Él con todo nuestro corazón, dispuestos a ser transformados por su amor.

 Leer el evangelio de San Marcos nos ayuda a fortalecer nuestra fe y a tener más confianza en el poder de Dios. También nos permite sentirnos más cerca de Jesús y aprender a comprender que la voluntad de Dios siempre debe cumplirse.

[Total:0    Promedio:0/5]
This div height required for enabling the sticky sidebar